Cart
Search
Menu

Social Thinking Articles

MailfbtwitterpinterestLinkedIn

Utilizando el Vocabulario de Social Thinking® con mi PROPIO hijo

Rebecca Reinking, CPSP, CCC-SLP

May 29, 2019

Using Social Thinking Vocabulary with my own child

Recuerdo haber pensado para mi misma: "Esto es lo que mis clientes y sus familias me dicen que sucede en sus hogares", pero mi hijo no tiene trastorno del espectro autista o TDAH. De hecho, ella no tiene ningún diagnóstico conocido que yo sepa.


Puedo enseñar cosas a los padres como patóloga del lenguaje, lo que a mí me ha costado mucho implementar como padre. Me tomó un tiempo ver los desafíos de mi propio hijo porque en casa estaba en modo de padres, simplemente sobreviviendo a lo largo del día, en lugar de estar en el modo de terapeuta de resolución de problemas.


Déjame compartir nuestra historia sobre mi hermosa pequeña niña. Para una niña de tres años, diría que sus habilidades de articulación son apropiadas para su edad y que sus habilidades de lenguaje expresivo y receptivo están dentro del rango promedio alto. Todos siempre comentaban sobre lo social y amigable que era. Y era verdad. Ella podía hablar con confianza e iniciar el juego con cualquiera. Entonces, cuando el bebé número dos estaba siendo esperado, yo estaba preparada. Hablamos y hablamos sobre lo que sucedería y los cambios que tendrían lugar. Implementé muchos cambios pequeños desde el principio, como cambiar los asientos del automóvil y arreglar la cunita, para que todo no fuera nuevo al mismo tiempo.


Leímos nuestro libro Soy una hermana mayor, clasificamos juntas la ropa y los juguetes y disminuimos con suavidad nuestras mañanas, todo en preparación para tener un bebé en la habitación. Hice horarios visuales para elegir las actividades del día e incluí pequeños trabajos para ella, como "cepillarse el pelo" para aumentar su independencia. Sabía que iba a estar ocupada con el nuevo bebé.


El patólogo del lenguaje en mí estaba aplaudiendo silenciosamente lo inteligente que era, y nuestras primeras tres semanas fueron según lo planeado.


El mes siguiente fue el más desafiante que enfrenté como padre.


Sólo describir ese mes es difícil. Fui golpeada, abofeteada, pateada y apuñeteada incesantemente. El sueño de mi hija retrocedió totalmente. Pasamos de una siesta de dos horas en el día y de irse a la cama a las 7:00 p.m., a negarse tomar una siesta en el día y luego no irse a la cama a dormir hasta las 10:30 p.m. algunas noches. Ella venía constantemente a nuestra habitación y gritaba cada vez que la acompañábamos a su habitación. Una noche ella vino más de 30 veces. Le dije a mi madre que no me gustaba mi hija, sintiéndome culpable por haber tenido esta clase de pensamientos. ¿Cómo puede no gustarle su hijo a una madre? La amaba ferozmente, pero simplemente no me gustaba estar cerca de ella. Eso me hizo sentir como la peor mamá.


Había tal ira en ella. Siempre estuvo ahí y eso es lo que más me dolió, ver a mi pequeña niña en un estado constante de ira. La vida se sentía como un colapso que pasaba a otro.


Cuando comenzó a ser agresiva con el bebé, me di cuenta de que necesitaba ayuda externa. ¿Apoyo psicológico o de comportamiento? ¿O tal vez alguien para mí y mi salud mental? Mi esposo sugirió que tal vez tenía depresión post parto, pero me encantaba mi tiempo con mi bebé. Ella era amable y contenta. Se alimentaba bien y dormía bien. Cada vez que la sostenía, me sentía tranquila. Ella me equilibraba y regulaba mis emociones.


Fue entonces cuando la idea de autorregulación apareció por primera vez en mi cabeza. Cuanto más lo pensaba, más tenía sentido. El mundo entero de mi niña pequeña había cambiado y ella tenía más dificultades que las habituales para autoregularse. Debido a que estaba en modo padre, me estaba enfocando en sus comportamientos en lugar de tratar de entender por qué estaba actuando de esta manera. ¡Tengo un póster gratuito de Pensamiento social en mi oficina, los Bloques de Construcción del Desarrollo Social para Niños Pequeños, del currículum para los más pequeños ¡Nosotros Pensadores! (We Thinkers!). Es el que saco para los padres todo el tiempo, y ahí estaba, justo delante de mí.


Comencé a pensar en lo que les diría a los padres si me estuvieran describiendo esta situación. En casa, mi hija y yo habíamos estado usando palabras de "sentimientos" desde que comenzamos a leer libros juntas. Mi niña, que acaba de cumplir tres años, estaba usando palabras como frustrada, decepcionada, triste, enojada, brava, feliz, sorprendida y emocionada. Pero nunca le había preguntado cómo se sentía. Y cuando lo hice, cuando le pregunté: "Cariño, dime cómo te sientes", su respuesta me sorprendió.


"Estoy loca porque tuviste un bebé".


Ahora entiendo.


Comencé a pensar más y más sobre las cosas desde su perspectiva, traté de pensar como ella. Todo su mundo había cambiado, y era evidente para mí que sentía grandes sentimientos por una niña de tres años, que realmente no podía entender: celos, rechazo y soledad.


Se activó el modo terapeuta. Sé muy bien mi vocabulario de pensamiento social. De hecho, se ha convertido en parte de mi lenguaje cotidiano (de ahí que mi hija tenga palabras como "frustrada" en su vocabulario a su corta edad). Pero, nunca había pensado en utilizar más los conceptos básicos del vocabulario. Comprendía que el currículo de Pensamiento Social ¡Nosotros Pensadores! (We Thinkers!) era principalmente para las edades de 4 a 7 años, pero mis instintos me decían que debería intentar enseñar algunos conceptos.


Entonces introduje el Plan de Grupo. Y este único concepto, ésta idea aparentemente simple, cambió todo y cambió la vida para nosotros.


Permítanme decir que mi esposo pensó que ésta era una idea ridícula cuando le dije por primera vez cuál era nuestro "plan". Pensó que necesitábamos ponerla en un descanso o tener una silla de tiempo fuera. Le pedí que me dejara probarlo durante tres días, solo tres días.


Sólo tardó medio día en incorporarlo.


Antes de hacer nada, antes de subir al automóvil, antes de salir del automóvil, antes de abrir la puerta, hablamos sobre el "plan". Y por supuesto, los derrumbes disminuyeron dramáticamente. Me encontré diciéndole a mi esposo: "Mira, si ella conoce el plan, entonces ella sabe lo que se espera y luego puede regular mejor sus emociones". ¡Esto resultó ser correcto! La resolución de problemas por adelantado al analizar esta información cuando estaba tranquila la ayudó a anticipar lo que iba a suceder. Eso, a su vez, la ayudó a mantener la calma. También le preguntamos cuál era su plan, y esto nos permitió comprender qué esperaba, lo que también fue muy importante.


Siento que ahora entiendo mucho más a mi niña. Claro, ella sigue siendo mi pequeña tetera y puede reventar rápidamente, pero solo tiene tres. Todavía hablamos sobre el plan, especialmente en aquellos días en que ella está cansada o enferma, pero no tanto como lo hicimos durante el primer mes, cuando se estaba adaptando a una nueva y pequeña presencia en la casa, una que había trastornado todo su mundo.


Como terapeuta, conocía los efectos positivos que podría tener el uso del vocabulario de pensamiento social. Como padre, ahora también lo hago. Está arraigado tanto en mi corazón como en mi cerebro. Y eso es bueno.


Como nota aparte, me encantaría compartir algunas de las cosas que dijo mi pequeña niña que me guiaron a la hora de decidir comenzar a introducir más conceptos y vocabulario del Curriculum 1 de ¡Nosotros Pensadores! a su temprana edad. Sentí que su lenguaje era lo suficientemente fuerte y que estaba mostrando signos de comprensión, y comprensión de los conceptos iniciales del libro de cuentos 1, Pensando pensamientos y sentimientos, para comenzar a hablar sobre el concepto en el libro de cuentos 2, El plan del grupo . (El Volumen 1 es un conjunto de cinco libros de historias más un libro con el currículum). Tenía entre dos años y once meses y tres años y cuatro meses cuando documenté esto.


"Mamá, Caroline (bebé) te está mirando. Ella está pensando en ti.
"Mamá enciende la luz, me siento frustrada".
"Mi corazón se siente triste".
A Caroline no le gusta el oso. Ella no le estaba sonriendo.
"Papi, ¿te gusta este porque se torna rojo?"
“¿Qué crayón querría mamá?” - “Verde”. (Ella sabe que mi color favorito es el verde, mientras que el suyo es rosa).


Referencia

Hendrix, R., Palmer, KZ, Tarshis, N., y Winner, MG (2013). ¡Nosotros pensadores! Volumen 1: Currículum de Exploradores Sociales. San José, CA: Think Social Publishing, Inc.


Bio

Rebecca Reinking es una patóloga del habla y lenguaje con sede en Australia. Trabaja en la práctica privada con personas de todas las edades con un fuerte enfoque en la comunicación social y los trastornos del sonido del habla. Rebecca también bloguea y crea recursos de terapia en su sitio, Adventures in Speech Pathology .


Traducido por Joana Hall-Olivares, Child Development Center Panama y compartido con el permiso de Social Thinking Publishing, www.socialthinking.com

Copyright © 2020 Think Social Publishing, Inc. All Rights Reserved.
View Cart Cart Items

Your Shopping Cart

Your Savings

Order Subtotal

Keep Browsing View Cart