Cart
Search
Menu

Social Thinking Articles

El Pensamiento Social: ¿Eenseñar lo Impensable?

Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por: Maria Estefania Millan

Social Thinking Article

El siguiente artículo ha sido traducido con la intención de captar el significado original deseado. Al leerlo, por favor tenga en cuenta que en la traducción muchas veces es difícil captar la sutileza del significado deseado. Sin embargo, esperamos que la mayoría de los conceptos sean fieles al original.


Diez a quince años  atrás los que trabajamos en el campo de los trastornos del espectro autista (TEA) recién estábamos comenzando a aprender lo que eran las habilidades sociales. Era nuevo para nosotros: el hecho de que los niños con TEA no aprendían observando a otros, no entendían que diferentes personas tienen reacciones diferentes ante el mundo que les rodea, y que ciertas habilidades que todos parecemos aprender por ósmosis (como la forma de pedirle a un niño jugar o compartir un juguete, o qué no decirle a la maestra) tuviera que ser enseñado  en forma concreta, paciente y repetida a estos niños.

 

Ahora avancemos a la actualidad. Hemos dado un gran salto en nuestra comprensión de la enseñanza de habilidades sociales (es decir, la enseñanza de acciones sociales apropiadas). Abundan los programas formales, junto con libros de tipo manual con instrucciones detalladas.  Los padres "captan" y la mayoría de los maestros comprenden la necesidad de incorporar objetivos de habilidades sociales al Plan Individual de Educación del niño.

 

Sin embargo, algo sigue faltando. Hay una pieza de este rompecabezas de habilidades sociales que aún sigue siendo nebuloso e indefinido, a veces casi incomprensible. Se llama pensamiento social y recién estamos empezando a apreciar el papel monumental que desempeña en la enseñanza y en el aprendizaje dentro de la comunidad del autismo.

 

¿Qué es exactamente el pensamiento social? Vamos a tratar de describirlo de una forma sencilla para que se comprenda.

 

¿Has notado cuán cuidadosamente eliges tus palabras cuando vas a una entrevista de trabajo o la forma en que miras, discretamente, tu reloj cuando estás hablando con otra persona? ¿Qué te sucede cuando te encuentras en una situación social completamente nueva? ¿Qué es lo primero que haces? Observas a los demás y luego imitas sus acciones (o no, ¡dependiendo del éxito de la persona que estás observando!) Eso es el pensamiento social. Es lo que hacemos antes de actuar.

 

Sin darnos cuenta, aquellos de nosotros que nos desarrollamos a lo largo de una trayectoria normal de aprendizaje social ("neurotípicos" o NT) intuitivamente desarrollamos un "entrenador social interno". Este entrenador se inicia en la infancia y continúa evolucionando sin parar a través de nuestras vidas. El sentido social que obtenemos nos ayuda a negociar el cambiante y contextualizado mundo de las interacciones sociales. Sin una instrucción directa aprendemos cómo comportarnos en presencia de los demás. Tropezamos un poco mientras somos jóvenes, pero pronto aprendemos habilidades más sofisticadas. Llegamos a comprender que las interacciones con una o más personas implican más que sólo las conductas externas. Su éxito depende de un cuidadoso movimiento de ida y vuelta que incluye la evaluación de nuestras propias necesidades y las de los demás, la historia (si existe) entre nosotros, y lo que pensamos el uno del otro durante la interacción. ¡Es complicado! ¡Y en constante cambio! Un niño aprende que cuando su compañero de juego gira su cuerpo o comienza a mirar alrededor de la habitación, esos son signos de aburrimiento y que necesita cambiar algo para mantener al otro interesado. Como adulto aprendemos a esperar hasta que el jefe no nos está mirando en una reunión antes de mirar la hora en nuestro reloj.

 

Nuestra capacidad para considerar otros puntos de vista, entender que nuestro comportamiento afecta lo que los demás piensan de nosotros, y que podemos cambiar su forma de pensar (para bien o para mal) no es algo que se nos enseña directamente. En cambio, es aprendido intuitivamente a través de la experiencia social en una mente pre-programada desde el nacimiento para trabajar de esta manera. Aun siendo bebés nuestro aprendizaje social está activo. Los bebés miran a la mamá como una fuente de información: ¿es esta persona amable? ¿Tengo que tener miedo en este nuevo lugar? Desde el primer año de vida, los niños señalan algo de interés y buscan a los padres para compartir su alegría. Ya tiene sentido para ellos que algo que les resulta divertido puede ser divertido para los demás también. Los círculos de comunicación y las experiencias compartidas crecen más y más. Aprendemos acerca de los pensamientos y emociones de otras personas, y a medida que envejecemos,  nos volvemos cada vez más sofisticados en nuestra capacidad para determinar los motivos de la gente, el conocimiento y las experiencias previas, los sistemas de creencias y las personalidades.

 

El pensamiento social es necesario cada vez que compartimos el espacio con otros, incluso si no interactuamos con ellos. A menudo ajustamos nuestro comportamiento basado en lo que pensamos que la otra persona podría estar pensando. ¿Puedes recordar alguna vez en que cruzaste la calle para evitar la interacción con un extraño que te pareció sospechoso? ¿O cuando evitaste el contacto visual y fingiste que no habías visto a alguien en una habitación para evitar una posible interacción?

 

El pensamiento social también entra en juego de otras maneras. Lo usamos cuando leemos libros para considerar los motivos de los personajes y comprender sus acciones en contexto. Lo usamos de la misma manera en la expresión escrita, o cuando miramos televisión, o cuando recordamos una conversación que tuvimos con alguien que no resultó de la manera que queríamos.

 

Aquellos que nacen con su cableado cerebral de pensamiento social completamente funcional puede resultarles difícil apreciar la ausencia de este aprendizaje intuitivo social. ¡Es tan natural para los neurotípicos que tratar de imaginarlo de otra forma es, quizás, impensable! Enseñamos y entrenamos a otros predominantemente a través de un marco basado en el pensamiento social. Pero, ¿qué pasa con aquellos que no tienen este marco innato? ¿Cómo podemos llegar a ellos?

 

El pensamiento social y las habilidades sociales relacionadas pueden estar alterados leve o significativamente en las personas del espectro autista, en personas con trastorno de aprendizaje no verbal y en muchas personas con TDAH. Estos individuos experimentan problemas para aprender, procesar y responder a la información social en forma rápida y eficaz. En el lado más deteriorado del pensamiento social, por ejemplo, las personas con diagnóstico de "autismo clásico" pueden no ser conscientes de que diferentes personas tienen diferentes pensamientos. Algunos niños interrumpen una conversación a mitad de la frase, porque piensan que todo el mundo alrededor de ellos comparte el mismo pensamiento exactamente en el mismo momento. Las personas de alto funcionamiento, diagnosticadas con el Síndrome de Asperger, tienen a menudo un dilema doble. Su gran inteligencia y capacidad verbal y expresiva nos confunde al pensar que su pensamiento social es igual de apto. Sin embargo, esto suele ser una suposición falsa. Si bien pueden ser conscientes de que otras personas tienen pensamientos diferentes a los suyos, luchan para interpretar estos pensamientos y responder a ellos a la velocidad de una interacción social que pueden durar no más de unos segundos. Estos niños y adultos luchan desesperadamente para encontrarle sentido al mundo social, sin la ayuda de la enseñanza y del servicio de apoyo que beneficia a aquellos con deficiencias más evidentes.

 

En esta nueva columna de recopilación, vamos a explorar lo que significa pensar socialmente y discutir formas prácticas para enseñar a las personas con TEA esta habilidad que mejora la vida. Vamos a mostrar que la información social no es estática, sino que es parte de un sistema dinámico y sinérgico de pensamientos y acciones, cuyas reglas varían en sutilezas y complejidad con la edad y en diferentes ambientes. El pensamiento social no proporciona un guión, sino que proporciona una ruta con muchas opciones para ayudar a nuestros pacientes a interactuar y resolver problemas. Cuando los pensamientos detrás de sus acciones comienzan a cambiar, notamos que sus acciones sociales mejoran exponencialmente.

 

La enseñanza del pensamiento social y de las habilidades sociales relacionadas no es un enfoque lineal, fácil de dividir en una secuencia de pasos que se pueden repetir exactamente igual una y otra vez. ¡Ese es el desafío, pero también es lo que hace que esta área de la enseñanza de niños con formas de autismo de más alto funcionamiento, sea una aventura fascinante y creativa!

 

Traducido por: Maria Estefania Millan.

Equipo Socializarte.

socializarte09@gmail.com

www.socializartegrupos.com.ar

Related Articles

¿El Análisis del Comportamiento Aplicado (ABA) es el único Camino?

Author(s): Barry M. Prizant, Ph.D., CCC-SLP

El propósito de este documento es aclarar si tienen validez las afirmaciones frecuentes respecto del Análisis del comportamiento aplicado (ABA) vs. otros tratamientos y abordajes educativos para niños con trastornos del espectro autista (TEA).

Read More

El Baile de la Comunicación Social: Los Cuatro Pasos de la Comunicación

Author(s): Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por: Marisa Rubio

El siguiente artículo ha sido traducido con la intención de captar el significado original deseado. Al leerlo, por favor tenga en cuenta que en la traducción muchas veces es difícil captar la sutileza del significado deseado. Sin embargo, esperamos que la mayoría de los conceptos sean fieles al original.

Read More

El Comportamiento Social Comienza Con el Pensamiento Social

Author(s): Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por: Maria Estefania Millan

Nuestros amigos son las personas que nos hacen sentir bien con nosotros mismos. A pesar de que ésta es una simple verdad, crear esas amistades es un proceso complejo, especialmente para individuos con Trastrono del Espectro Autista (TEA), con sus enormes dificultades de aprendizaje social.

Read More

El Cuarto Paso en la Comunicación: Utilizando el Lenguaje Para Relacionarse con Otros

Author(s): Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por: Alexandra Temple

En artículos previos exploramos el rol vital que tiene el pensar acerca de las personas con las cuales nos estamos comunicando para lograr interacciones exitosas. Cómo nos relacionamos con las personas está basado en lo que sabemos acerca de ellos: de nuestros recuerdos previos (nuestros “archivos de personas”) y de pistas de la situación actual. También exploramos la idea de que “pensamos con nuestros ojos” para evaluar una situación social.

Read More

El Primer Paso de la Comunicación: Enseñando Estrategias de Pensamiento

Author(s): Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por: Eugenia Gómez Novaro

La última vez discutimos el primero de los 4 pasos de la comunicación: Pensando en la persona con la que nos estamos comunicando. En esta columna vamos a explorar estrategias concretas relacionadas con este paso.

Read More

El Segundo Paso de la Comunicación: Presencia Física

Author(s): Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por Eugenia Gómez Novaro

En artículos anteriores hemos explorado el significado general en que se basan los 4 Pasos de la Comunicación y hemos aprendido que la comunicación no es un único acto, sino una sinfonía de pensamientos y acciones relacionadas, sincronizadas en el tiempo.

Read More

El Tercer Paso en la Comunicación: “Pensar con los Ojos”

Author(s): Publicado originalmente por Autism Asperger's Digest Magazine y Traducido por: Alexandra Temple

Aparentemente dentro de la comunidad de autismo, los ojos son claves. Consulta 10 Programas Individualizados de Educación diferentes y probablemente encontrarás objetivos involucrando el contacto visual en cada uno.

Read More

Enseñando el Segundo Paso de la Comunicación: Estimulando la Comunicación a Través de la Presencia Física

Author(s): Michelle Garcia Winner y Traducido por: Andrea Larroulet

Caleb es un joven “brillante” de 23 años con síndrome de Asperger, quien tiene un don para las matemáticas. Hace poco él realizó una evaluación del pensamiento social en nuestra clínica.

Read More

Evaluando la Teoría de la mente en acción: La importancia de la evaluación informal y dinámica

Author(s): Eugenia Gomez Novaro y Estefanía Millán

Mientras que la mayoría de nosotros nos relacionamos socialmente de manera intuitiva, muchos pacientes con problemas de aprendizaje social, que tienen un lenguaje y nivel cognitivo bueno o excelente, (Ej, Autismo de alto funcionamiento, Trastornos del espectro autista- no especificado, síndrome de asperger, y/o déficit de atención) tienen poca habilidad para pensar en cómo pensamos socialmente.

Read More

Manejando Mejor la Impulsividad a Través de la Auto-Regulación

Author(s): Michelle Garcia Winner y Traducido por Valeria S. Soto

La impulsividad esta obviamente atada a la auto-regulación (sensorial y emocional). Muchos de los conceptos del pensamiento social se refieren a los tratamientos que alientan al estudiante impulsivo a expandir la auto-conciencia que tiene de su cuerpo y su estado emocional.

Read More

Tarea Escolar y Otras Cuestiones Enseñando Herramientas de Organización a Niños con TEA

Author(s): Michelle Garcia Winner y Traducido por Alexandra Temple

Nuestra vida diaria está compuesta por un torrente interminable de pensamientos, decisiones, acciones y reacciones a las personas y al medio en el cual vivimos. Las acciones internas y externas a veces encajan sin problemas, y otras veces no, dependiendo principalmente de un conjunto invisible de herramientas muy importantes que llamamos Funciones Ejecutivas (FE).

Read More

Utilizando los “Bloques de Construcción Social” – Del Juego a lo Académico

Author(s): Michelle Garcia Winner Traducido por Alexandra Temple

Doug tiene dificultades para jugar durante el recreo. Deambula por el patio hablando solo, y no es invitado por sus pares a jugar. El es claramente “diferente” de los otros ya que no ha desarrollado intuitivamente las habilidades para jugar, ni siquiera ahora que tiene una maestra especial trabajando con él.

Read More

Related Products

Copyright © 2017 Think Social Publishing, Inc. All Rights Reserved.
View Cart Cart Items

Your Shopping Cart

Your Savings

Order Subtotal

Keep Browsing View Cart